¿En qué consisten las casas pasivas prefabricadas?

Las casas pasivas es un concepto que, aunque se creó en los años 80 y ha pasado por varios altibajos, se ha mantenido vigente.

Estas casas cuentan con un certificado Passivhaus, uno de los estándares con alto nivel de exigencia que garantiza la sostenibilidad, la energética, bienestar y el confort.

Se tratan de diseños que se construyen de manera inteligente que cuentan con múltiples ventajas porque se enfocan en el ahorro energético que influye directamente en la luz, agua y el gas. Además, se diferencian del resto porque cada paso del proceso de fabricación se rige por ciertas reglas para que todo el conjunto apruebe la certificación.

¿Cuál es el significado de casa prefabricada pasiva?

Cuando se habla de “casa pasiva” se refiere al tipo de viviendas que basan su construcción en la sostenibilidad. Es decir, siguen una línea de patrones preestablecidos para poder lograr una edificación robusta y perdurable en el tiempo.

Estas casas se fabrican sin dejar huellas ecológicas ni afectar el medio ambiente, en ningún aspecto. De hecho, los materiales son reciclables, reutilizables y esto causa un efecto de disminución de las transmisiones térmicas en invierno y verano.

El objetivo principal de estas casas es reducir los costes de manera considerable. Dado que mientras más recursos se aprovechen y se ahorren, es posible que estas viviendas sean más asequibles para un mayor número de personas. Además, se aprovechan los espacios al máximo, no se producen excesos de residuos y el tiempo de fabricación es mucho menor.

Características de las casas pasivas prefabricadas

Una de las características de este tipo de casas es que se adaptan al clima de cada zona y a las diferentes estaciones, porque van orientadas al comportamiento térmico. Del mismo modo, las condiciones geométricas y la orientación propia del modelo Passivhaus garantiza el bienestar de las personas que habitan en ellas. Entre otras características se destacan:

  • La construcción se rige por estándares topográficos que incluyen la lluvia, los fuertes vientos y la humedad
  • Tanto las ventanas como las puertas se encuentran aisladas con cristales de baja emisión térmica
  • Son casas completamente herméticas y los materiales a utilizar deben ser sostenibles, siendo el preferido la madera
  • Soportan movimientos sísmicos y otras inclemencias del clima
  • Cuenta con aislamiento acústico que permite que los ruidos externos no afecten la tranquilidad del hogar
  • Poseen un sistema de ventilación mecánica que purifica el aire en su interior
  • Colabora con la reducción de emisiones de CO₂
  • Estas casas son ahorradoras en todos los sentidos, a largo plazo eso se evidencia en las facturas de agua y luz. Además, son más económicas que otro tipo de vivienda y en el proceso de construcción no genera gastos extras
  • Los tiempos de fabricación son menores aun cuando se tarde el papeleo y las licencias
  • Permite que los desechos se reutilicen dentro de la misma construcción, esto es un aprovechamiento de recursos.

Es importante recalcar que las casas pasivas prefabricadas requieren la aprobación de la municipalidad en cualquier parte del mundo.

Asimismo, requiere de licencias especiales para su construcción, y por supuesto deben estar sujetas al suelo antes de ser consideradas bienes inmuebles.

¿Merece la pena invertir en estas casas?

Las casas pasivas prefabricadas son una excelente inversión que te hace aportar tu grano de arena para la preservación del planeta. Además, con pocos recursos se logra una casa confortable con condiciones que no disponen muchas viviendas en la actualidad.

De hecho, trae muchas ventajas para las personas y dentro de la vivienda tienen todo lo necesario para estar cómodos, y lo más valioso se obtiene una casa de alta calidad con presupuestos reducidos.

hogarefi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.